Viva Saludable Logo
Get Moving Be Safe Eat Better Live Tobacco Free Know YourRisks
test
be safe

 

Humo de Segunda Mano

Humo de segunda mano

¿Qué es humo de segunda mano?

El humo de segunda mano también se conoce como humo de tabaco en el ambiente (ETS, sus siglas en inglés), es una combinación de humo que sale desde el extremo ardiente de un cigarrillo y el humo exhalado por el fumador. 

La exposición al humo de segunda mano ocurre cuando un fumador fuma un cigarrillo, puro o pipa dentro de un área cerrada alrededor de otra persona.

¿Por qué nos debe preocupar el humo de segunda mano?

El humo de segunda mano contiene más de 7,000 químicos, de los cuales por lo menos 70 de estos se ha comprobado que causan cáncer entre otras enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention [CDC]/Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos).

La exposición regular al humo de segunda mano está asociado con el aumento del riesgo de desarrollar cáncer del pulmón, enfermedades del corazón y accidente cerebrovascular en adultos no fumadores en un 20-30 %. De hecho se estima que más de 40,000 muertes de cáncer del pulmón y por enfermedades del corazón ocurren cada año entre adultos no fumadores en los Estados Unidos como resultado de la exposición al humo de segunda mano. Desde 1964 el Informe del Cirujano General, revelo que 2.5 millones de adultos que eran no fumadores murieron porque respiraraban el humo de segunda mano (CDC, 2014).

Incluso una breve exposición a humo de segunda mano puede interferir con el funcionamiento normal de los sistemas vasculares, sangre y corazón. Respirar el humo de segunda mano puede tener efectos adversos inmediatos en la sangre y los vasos sanguíneos, aumentando el riesgo de sufrir un ataque cardíaco. Personas que ya tienen enfermedades del corazón están especialmente en alto riesgo de padecer efectos adversos por la inhalación de humo de segunda mano y deben tomar precauciones especiales para evitar incluso una breve exposición (CDC, 2014).

Desafortunadamente, virtualmente todo el mundo enfrenta algún riesgo perjudicial a la salud cuando se expone al humo de segunda mano. En un estudio de los CDC en personas que no fuman tabaco donde se encontró un 99 por ciento de cantidades medibles de cotinina- que es un químico que el cuerpo metaboliza de la nicotina en sus cuerpos.

Personas con enfermedades crónicas están más propensas a sufrir cuando se exponen al humo de segunda mano que las personas saludables. El humo de segunda mano puede agravar las alergias, síntomas de asma o puede causar otras enfermedades respiratorias y pulmonares en personas que no fuman.

La mayoría de las personas pasan el 90% del tiempo en dos tipos de ambientes en su casa o en el trabajo. La ley del Aire Limpio en Interiores de Nevada ha reducido drásticamente la cantidad de exposición al humo de segunda mano para muchos nevadienses en el trabajo, con 30% por ciento de personas que reportaron estar expuestas al humo del tabaco en el trabajo por lo menos un día en la semana en el 2012 comparado con un 40% en el 2005.

Desafortunadamente  todavía hay mucha gente trabajando en los casinos u otras localidades exentas donde se exponen diariamente al humo de segunda mano.

En cualquier ambiente, los daños del humo de segunda mano dependen del tiempo en que está expuesto en ese ambiente, de la concentración de humo en el aire en ese espacio. Leyes ambientales libres de humo en el ambiente laboral, iniciativas voluntarias para ambientes libres de humo ayudan a reducir los riesgos de salud del humo de segunda mano.

¿Cuáles son los riesgos de salud para los niños expuestos al humo de segunda mano?

Exposición del humo de segunda mano es especialmente peligrosa para los niños porque sus pulmones aún están en desarrollo. Los estudios demuestran que los niños mayores cuyos padres fuman se enferman más a menudo. Sus pulmones crecen menos que los niños que no respiran el humo de segunda mano.

La exposición a humo de segunda mano aumenta el riesgo de infecciones del tracto respiratorio inferior, tales como bronquitis y neumonía. Sibilancias y tos son más comunes en niños que respiran humo de segunda mano. Niños cuyos padres fuman alrededor de ellos tienen más infecciones de oído. También tienen líquido en sus oídos más a menudo y tienen más operaciones para poner los tubos de timpanostomía para el drenaje.

El humo de segunda mano también aumenta el riesgo de desarrollar asma en los niños. Incluso una breve expsoure puede desencadenar un ataque de asma en un niño. Los niños con asma que están alrededor de humo de segunda mano tienen más severos y frecuentes ataques de asma. Un ataque severo de asma puede poner la vida de un niño en peligro (CDC, 2014).

Se estima que hay entre 8,000- 26,000 nuevos casos de niños con asma cada año y entre 150,000 y 300,000 nuevos casos de bronquitis y neumonía en niños menores de 18 meses asociados a la exposición del humo de segunda mano. Otros 200,000 a 1 millón de niños asmáticos su condición se ha empeorado por la exposición al humo de segunda mano.

Los bebes expuestos al humo de segunda mano tienen un mayor riesgo de padecer del Síndrome de Muerte Súbita Infantil (SIDS) y mujeres embarazadas regularmente expuestas al humo de segunda mano están más propensas a tener bebes bajos en peso al nacer. De hecho, las mujeres embarazadas expuestas al humo de segunda mano pueden estar poniendo en peligro al feto como si la madre estuviera inhalando el humo del cigarro directamente.

¿Qué debería hacer usted como padre/madre por la salud de sus hijos?

El humo de segunda mano es un peligro para la salud de los adultos como para la de los niños. Es la tercera causa de muerte en los Estados Unidos que mata aproximadamente más de unos 40,000 no fumadores cada año. De hecho, un cuarto lleno de humo puede tener hasta seis veces más aire contaminado que una autopista con mucho tráfico. (CDC, 2014).

En primer lugar y ante todo, sépa que no hay ningún nivel libre de riesgo de exposición al humo de segunda mano. Proteja a sus niños y a su familia haciendo su casa y coche libres de humo.

Si usted fuma, elija hacerlo afuera y nunca dentro de su hogar o coche, aunque las ventanas están abajo. Y no permitir que otros fumen en su hogar o coche tampoco. No fume en el interior, incluso cuando los niños no están presentes. Estudios revelan que aunque no esté alguien activamente fumando dentro de la casa cuando los niños no están presente, el humo se queda en aéreas cerradas (como casa o auto) hasta siete días después que alguien fumo.

Asegúrese que en el centro de cuidado diurno de sus niños y la escuela sean libres de tabaco. Y evite los lugares cerrados que todavía permiten fumar (CDC, 2014).

¡Imprima su declaración de hogar libre de humo hoy! PDF 80KB

 


Southern Nevada Health District   Get Healthy Clark County   Viva Saludable